Blogia
Violencia Familiar

Violencia durante el Embarazo

Violencia durante el Embarazo

Libro: Hombres Violentos,  Mujeres Maltratadas. Aportes a la investigación y tratamiento de un problema social.

Autor: Graciela B. Ferreira.

Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1992.

Ubicación: 362.8292.F383h, cuarto piso (Biblioteca)

 

Extracto del capítulo IV

Hoy estamos en condiciones de saber que existen millones de mujeres maltratadas en todo el mundo. También sabemos por las investigaciones científicas, que en el marco de la convivencia de una mujer con un hombre violento, el maltrato se desencadena sobre todo en algunos momentos especiales. Uno de ellos es la “luna de miel” o “viaje de bodas”. Durante ésta, el lobo se quita la piel de cordero y muestra sus intenciones de solucionar cada conflicto mediante las actitudes violentas y agresivas. Pretende ampararse en los supuestos derechos que cree haber obtenido junto con la libreta matrimonial. La otra circunstancia en la cual comienza o se incrementa la violencia es cuando se anuncia o transcurre el embarazo. La perdida de la posesión exclusiva de la mujer trastorna al hombre violento y comienza a competir con el hijo aún es formación (feto), tratando de concentrar toda la atención de su esposa en sí mismo. Lo hace a través del recurso fallido de golpearla y denigrarla. Errado, decimos, pues el hombre consigue de una manera destructiva que su esposa embarazada se olvide de su panza y del hijo para pensar en el marido todo el día, eso sí, con desolación, frustración y miedo. Luego en el parto y período de lactancia, también suele desencadenarse o aumentar la violencia marital.

 

Como grupo extrajimos un breve relato de todo lo expuesto en el libro de Ferreira apuntando principalmente a la violencia durante el embarazo, un tema sabido pero escasamente desarrollado. En el texto se pueden inferir una serie de factores que dan origen a la violencia de parte del hombre en este período puntual (embarazo), por lo tanto, la pregunta apunta directamente a  ¿Creen ustedes que un hombre que anhela tener a su primer hijo y se muestra feliz con su llegada igualmente violente a su cónyuge? ¿Por qué creen ustedes que durante el embarazo comienza o se incrementa aún más la violencia marital si antes no ocurría?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

21 comentarios

Alexandra G. -

Entrada cerrada.

Viviana Miranda Bustos -

Creo que los hechos de violencia pueden ser marcados fuertemente durante la gestación, peor que debieron existir episodios de violencia que no fueron visualizados. También creo que en este tipo de violencia motivada por los “celos” del padre hacia el hijo, es un concepto muy burdo, creo que tiene que ver con un desplazamiento de los roles, en donde anteriormente el padre ocupaba un lugar tremendamente importante y hoy se ve desplazado. Además el estrés también puede ser un factor importante en la situación, el cambio económico que implica, e incluso la irreversibilidad que experimenta la relación de pareja, ya que nunca volverá a ser lo mismo.

Ángela Solís Domínguez -

¿concuerdan con la propuesta que plantea el autor en cuanto a cuales son los factores que influyen en la violencia durante el embarazo?

Sí concuerdo con el autor y agregó a lo dicho por carla y carolina que existe consecuencia psicológicas en la mujer embarazada y agredida la cual esta en mayor riesgo de subrir estress depresión y adicciones a las drogas, lo cual puede incluir pérdida del interés de la madre en su salud y en la de su hijo tanto durante el embarazo como después del parto (http://www.paho.org/spanish/ad/ge/VAWPregnancysp.pdf) En este sentido la mujer estaría en desventaja psicológica por consecuencia de la agresión, pero esto no es por dependencia económica, pues una mujer puede ser profesional y tener los medio económicos para independizarse. Sin embargo los riesgos y consecuencias que tiene la mujer por consecuencia de la violencia la deja en desventaja.

María José Abarca L. -

Creo que depende de la experiencia de vida del hombre si ejerce violencia hacia la mujer embarazada apesar de desear el nacimiento del hijo, pueden influir factores psicosociales, de creanza, afectivos ,entre otros, para que entender la base de este comportamiento.

Creo que se peuden iniciar suceso de violencia durante un embarazo debido a lo que el mismo texto alude, la disminución de atención hacia la relación de pareja y en especial hacia el hombre, debido a la necesidad de atención que implica un embarazo.

Carolina Tapia Rojo -

Consecuencias físicas de la violencia doméstica durante el embarazo
• Aumento de peso insuficiente, Infecciones vaginales, cervicales o renales, Sangrado vaginal, Trauma abdominal, Hemorragia, Exacerbación de enfermedades crónicas, Complicaciones durante el parto, Retraso en el cuidado prenatal, Aborto espontáneo, Bajo peso al nacer Ruptura de membranas, Placenta previa, Infección uterina, Magulladuras del feto, fracturas y Hematomas, Muerte http://www.paho.org/spanish/ad/ge/VAWPregnancysp.pdf
Que pasa entonces si la violencia física hacia la mujer embarazada comienza a agravarse por alguna de las consecuencias nombradas anteriormente?, quizás la prevención sea clave en esta materia pero muchas veces nos encontramos con casos de violencia que ya llevan un tiempo y en donde debemos realizar intervenciones sobre lo sucedido, pensando en el bienestar de la mujer como del futuro integrante, ya que claramente se estarían vulnerando sus derechos. La mujer en ese sentido estaría en desventaja debido al embarazo, ya que se generan cambios físicos y psicológicos en esta etapa. Los factores antes mencionados que aumentaban los episodios de violencia tienen estricta relación con el perfil de cada hombre que violenta ya que pueden potenciar o no sus acciones. Es interesante la propuesta de la autora pero considero que faltan algunos datos en relación a los hombres que violentan, quizás se pudiesen incorporar algunos elementos descritos en el libro para mayor comprensión y análisis.

Lucy Retamales Reyes -

concuerdo con Claudia respecto de que la violencia en el embarazo no se puede dar por que si, a mi parecer las situaciones de VIF que se dan en un embarazo radican principalmente en que antes de este hecho ya se vivia violencia.

si se pensara que todos los hombres se vuelven mas celosos, egoístas y violentos producto de un embarazo... a ninguna mujer le gustaría ser madre no lo creen?.

Lucy Retamales Reyes -

Concuerdo con mis compañeras, respecto de los factores que pueden incidir en que un hombre ejerza violencia hacia su pareja cuando está embarazada.

Considero que durante el embarazo las mujeres, se vuelven efectivamente mas sensibles, que en otros momentos de su vida, es por ello, que se podría deducir que se pueden volver más vulnerables también, los cambios físicos y psicológicos influyen de sobre manera en la realidad de VIF, como se establece en la pregunta, creo que se pueden dar bastantes casos donde las mujeres prefieren dejar pasar aquellos episodios de violencia durante el embarazo, velar por una buena vida del futuro hijo, a un costo altísimo que es el vivir VIF, el factor de la dependencia económica facilita el soportan esta situación, todas los factores antes mencionadas, se pueden volver razones que justifiquen el no sobreponerse al ciclo de la violencia, y creer que esta situación es pasajera, o que solo se debe al embarazo y que después se modificará. .

Claudia Bustos G. -

Considero que el fragmento en su totalidad pone al hombre como un ser despiadado, egoísta, machista. ¿Será prudente realizar intervenciones bajo esta perspectiva? Creo que mis compañeras tienen razón al decir que no podernos generar opiniones que van desde el perfil psicológico, pero desde la perspectiva de un trabajador social por ningún motivo podemos quedarnos con estas ideas presentadas. No podemos decir que todo hombre violento ejerce violencia contra su pareja embarazada, eso sería sesgarse bajo una afirmación errónea de la realidad.
Respecto a la primera pregunta, ¿Cómo podemos saber la respuesta, si no sabemos lo que pasa por la mente de aquel hombre? Y en cuanto a la segunda pregunta ¿Por qué creen ustedes que durante el embarazo comienza o se incrementa aún más la violencia marital si antes no ocurría? Considero que si existe una relación violenta durante el embarazo, es porque anterior a este ya existían situaciones de agresión, no creo que surjan de la nada.

Carla Rubilar -

Según la Organización Panamericana de la Salud una encuesta de hogares mostró que hay una probabilidad del 60,6% que una mujer embarazada sea agredida que una mujer que no lo está. La razón más frecuentemente relacionada con el alto riesgo de la violencia durante el embarazo es el aumento de estrés que siente el padre o compañero con respecto al parto inminente. Estrés que se manifiesta en el hombre como una frustración que dirige contra la madre y su niño no nacido. Las razones que originan este estrés aún no están determinadas claras, por lo que es necesario realizar una investigación más amplia para profundizar nuestro conocimiento con el objetivo de procurar métodos más eficaces para identificar a las mujeres que corren el mayor riesgo de violencia durante el embarazo.
La violencia durante el embarazo es una agresión que pone en peligro no sólo una sino dos vidas. Además las estadísticas señalan que la mayor parte de la violencia los golpes van dirigidos a la cabeza de la mujer, durante el embarazo estos van dirigidos a los senos, el abdomen o los genitales, por todo lo mencionado la mujer es vulnerable frente a este tipo de situaciones y muchas veces por todos los factores que las compañeras han expuesto.

Nathaly Valenzuela Moreno -

Sí, concuerdo en mayor medida con lo plateado con la autora, pero también; al igual que Lorena, el embarazo podría disminuir la violencia, ya que depende de muchos factores, tales como si el embarazo es deseado o no, momento del embarazo, el tipo de maltrato, la frecuencia y el tiempo de exposición frente a la violencia, si es que las mujeres embarazadas viven solas, el consumo de alcohol o drogas; etc. Sin embargo, cuando aumenta la violencia durante el embarazo, los factores son principalmente los que indica la autora; más que nada por un control por los celos y posesividad, donde la persona que agrede cela al notar que la mujer embarazada presta mayor atención a su embarazo y menos atención a las necesidades de la persona que agrede. En este sentido, surge el miedo al abandono. Pero además podría agregar en el contexto económico y también en la falta de habilidades paternales (ya sea por que la persona fue testigo de violencia o que haya sido maltratado durante su pasado).

Como respuesta a la segunda pregunta, considero que la mujer puede sentirse o mayormente vulnerada o bien, mayormente potenciada para responsabilizarse y tomar las medidas que enfoquen reestructurar la dinámica de la violencia. Depende de muchos factores, tales como los que mencioné en la primera pregunta…
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Zuska Rivera Brito -


Considero que la autora tiene razón con los factores que señala, pero creo que hay que ir más allá, y empezar a analizar la situación familiar, ambiental y de entorno de la persona que ejerce violencia, además de ver aquellos aspectos de la infancia y adolescencia, donde se pudiera conocer detalles de vida que tuvo la persona, es decir, si es que se dieron episodios de violencia, donde se podría replicar esta situación agresiva actual. Por lo que se debe hacer una investigación más profunda y certera para obtener una mayor cantidad de datos al respecto.
En cuanto a la segunda pregunta, es difícil poder hacer un diagnóstico de ello, ya que cada persona tiene una personalidad y forma de vida distinta, pero puede ocurrir que la mujer este más susceptible, sensible y más vulnerable ante las decisiones que pueden afectar y modificar su futuro, ya que el embarazo en sí, es un cambio radical, donde se supone que aumenta la familia, el estilo de vida y lo cotidiano, por lo que las ilusiones de que se mantenga intacta la familia es un supuesto bastante posible, por lo que la mujer en este caso intentaría hacer todo, incluso dejar pasar episodios de violencia, con tal de mantener a su familia unida y junta.

Lorena González -

disculpen creí que no se había publicado...si gustan borran uno :S

Lorena González -

Considero pertinentes las conclusiones de la autora, sin embargo no se debe olvidar a quienes ejercen violencia y que al producirse el embarazo se contienen/bajan la intensidad/merman o cesan (al menos por este periodo) las agresiones.
Las mujeres pueden encontrarse en un estado de vulnerabilidad al estar embarazadas pero es también cuando toman conciencia de los constantes ataques violentos por el mismo hecho de estar embarazadas, ahora son dos y deben velar por la seguridad de quien viene en camino, quizás existan otros factores que puedan influir en la decisión de dar un cese definitivo a estos hechos (como la dependencia económica, emocional, etc.) y por ellos la mujer no se atreva a seguir los pasos correspondientes (sea cual sea su decisión, seguir con su pareja e ir a consejería o separarse definitivamente)y es allí donde deben estar atentos los profesionales en caso de se solicite ayuda, ya que se debe velar por el interés superior del que está por nacer.

Lorena González -

Creo que la autora tiene razón en señalar posibles factores de violencia intrafamiliar que influyen en el estado gravidez, aunque hay parejas que solo mantienen los episodios de agresividad y el embarazo ni disminuye ni aumenta la frecuencia de estos. También existe el otro lado de la moneda, cuando el embarazo provoca un cambio en la conducta del hombre que ejerce violencia y cesa/merma el maltrato. Sin embargo, el embarazo no creo que sea un estado de mayor vulnerabilidad que impida tomar decisiones, al contrario creo que es cuando mayormente se debe tomar conciencia de lo que se vive por el interés superior del que está por nacer, en ese sentido claramente si existen factores que impidan decidir alejarse (o sea cual sea la mejor opción para la mujer)como la dependencia económica u otra situación, el tiempo para observar y analizar lo sucedido es a contrareloj por las consecuencias que pueda tener al tratarse de dos personas.

Bárbara García -

Como han comentado mis compañeras anteriormente , la autora tiene mucha razon en que el hombre al verce excluido, y rechazado por su mujer o pareja y que este ya no sea el principal foco de antencion de esta, ete genere vilencia, o comience a mostrarce como realmente es, ya que se ve rechazado, ya que la mujer pririza su embarazo, su hijo(a) al hombre.
En relación a la pregunta propuesta por el grupo en los comentarios, creo que la mujer esta en mayor vulnerabilidad,y a la hora de tomar desiciciones creo que esta ya no pensara solo en ella, sino maás bien en su futura familia ,en su hijo(a)y callara en torno al miedo de que su familia se destruya.

Leticia Muñoz -

En relación a la pregunta, creo que en la situación que se encuentra una mujer al momento de estar embarazada, esta mas sensible y propensa a generar cambios en su animo y también va generando cambios físicos que de alguna manera dificultan en algunos casos el buen desarrollo de la nueva etapa, y de acuerdo a esto puede que se generen mas conflictos en las parejas por quizás el no entendimiento de las partes y la resolución pasiva de conflictos. Como se menciona en el extracto del libro, el hombre quiere la posesión de la mujer, y al ver que esta centra la atención en otros factores, en ocasiones se irrita y conviertiendola en una situación mas bien tensa que genera conflictos llevando muchas veces a consecuencias lamentables.

Paulina Montes H. -

Concuerdo plenamente con la autora del texto, el hombre al verse relegado a un segundo plano por los cuidados que debe darle una madre a su hijo/a, ya sea en el vientre o luego de nacer, busca atención de cualquier manera posible y más aún si él ve la violencia como una forma normal de relacionarse. Es como un niño cuando le dan “pataletas” para conseguir lo que quiere, pero en este caso con serias consecuencias tanto para la mujer como para el hijo/a en formación.
La dependencia económica, el miedo, el temor de vivir sola, son factores que afectan a las personas que reciben violencia, no solamente a las mujeres embarazadas que son violentadas, por otro lado durante éste estado y por factores hormonales las mujeres se encuentran con las emociones a “flor de piel” por lo tanto el sufrir maltrato podría desencadenar en una depresión post parto, la que de no ser diagnosticada ni tratada podría poner en serio peligro a la madre como al hijo/a

Grupo a cargo -

Considerando que como señalan las compañeras, la respuesta puede que este señalada en el texto, mas alla de esto la idea era que ustedes visualizaran, o debatieran si la propuesta del libro les hace ruido realmente, según la postura del autor, entonces las preguntas podrian ser ¿concuerdan con la propuesta que plantea el autor en cuanto a cuales son los factores que influyen en la violencia durante el embarazo? y otra pregunta es ¿la mujer que está siendo violentada, durante el embarazo se podria encontrar en un estado de mayor vulnerabilidad que impidan tomar desiciones adecuadas para sobreponerse al circulo de la violencia, como la dependencia ecónocima por ejemplo?

Yohana Mena S. -

Al igual que mis compañeras, noto que las preguntas realizadas se encuentran respondidas en el extracto del libro, es decir, aunque el hombre espere y anhele la llegada de un hijo/a, se siente dejado de lado por la mujer y por eso se torna violento y como señala el libro más aún cuando el bebe nace, pues requiere de mayores cuidados y atenciones.
Considero que un psicólogo tendría mayores capacidades para responder el por qué se producen estas conductas, si bien nosotros/as poseemos algunos conocimientos básicos en psicología, no pertenecemos a esa área.
Por último, estoy de acuerdo con el cambio de perspectiva que propone Carla, pues es un tema en donde nos podemos explayar más como profesionales en desarrollo.

Carla Rubilar -

Concuerdo plenamente con la opinión de Jennifer, por lo tanto, sugeriría al grupo proponer desde otra perspectiva a la reflexión, considerando que es un buen tema para debatir.

Jennifer Herrera -

La verdad que la pregunta esta respondida en el extracto, pues el hombre se ve dejado de lado y no tiene un 100% la atención de su cónyuge, lo cual lo motiva a ser violento con el fin de captar la atención de su pareja.
Igualmente, considero que la pregunta ya esta respondida… Pues el hombre se ve dejado de lado, ya que la mujer tienen otras preocupaciones propias de tener un hijo, ante esta situación, se podría decir, que el hombre se ve amenazado por su hijo, pues ya no es sólo él quien tiene la atención de su mujer, ni es él quien es el más importante dentro de la relación, pues la atención está puesta sobre un hijo que viene en camino. Considero que para poder responder a esta pregunta, se necesita un conocimiento más bien psicológico, pues los posibles análisis de esta situación van más bien enfocados a una conducta individual que se manifiesta de forma violenta por una persona, en donde la personalidad y posibles trastornos psicológicos o de personalidad podrían gatillar esta situación.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres